Contacto


Teléfono: 989985320

Email:mariaelenita61@hotmail.com

http://marienaestetica.jimbo.com

esteticamariena.wordpress.com

Pagina de Facebook:Terapias De Reiki y Estetica Natural Mariena

TERAPIAS DE REIKI

Alineamiento de los Chakras

Limpieza de Aura

armonizacion del Yin y del Yan

 

DIRECCION:Ocharan

564 Miraflores

Chakras o puntos de energia

LOS CHAKRAS PRINCIPALES

  • Primero (raíz)
  • Segundo (sacro)
  • Tercero (plexo solar)
  • Cuarto (corazón)
  • Quinto (garganta)
  • Sexto (entrecejo o tercer ojo)
  • Séptimo ( coronario)

 

Chakra es una palabra sánscrita que significa rueda o disco. Los chakras giran, son vórtices radiantes de fuerza espiritual que suministran al cuerpo y a la mente la energía inmaterial que necesitan para realizar sus tareas diarias. Los Maestros Ascendidos enseñan que el cuerpo tiene un total de 144 chakras, de diferentes tamaños y con diferentes funciones. Los chakras se localizan en el cuerpo etérico y dirigen el flujo de energía hacia al cuerpo mental, emocional y físico. Siete de estos chakras, localizados a lo largo de la columna vertebral y en la cabeza, son los chakras principales más el octavo chakra. Cada uno de estos chakras principales, vibra a diferente velocidad o frecuencia, que se manifiesta con diferentes colores. Y estos siete colores se relacionan con la luz de lo que se conoce como los siete rayos de la Conciencia del Cristo y del Buda. Al igual que nuestros músculos también podemos ejercitar nuestros chakras y aunque no se pueden ver a simple vista sí podemos sentirlos.

Con el fín de aumentar nuestro potencial, debemos tener un conducto limpio para que pase la 

luz y la energía que recibimos de la fuente de la vida cada día, para movernos libremente a través de nuestros cuatro cuerpos inferiores. Si alguno de los chakras está bloqueado puede que uno o más de nuestros cuatro cuerpos estén fuera de alineamiento. Y si esto sucede no podemos conseguir un buen rendimiento de los otros cuerpos inferiores. Los chakras están unidos por el sistema nervioso central y el sistema endocrino. Por lo tanto hay que conocer los chakras y su influencia en nuestra vida.

 

1. Chakra Raíz – Representa nuestra fundación y la sensación de estar conectado a tierra.
Localización: En la base de la columna vertebral sobre la zona del coxis.
Relaciones emocionales: las cuestiones de supervivencia tales como la independencia financiera, el dinero y la alimentación.

2. Chakra Sacral – Se relaciona a nuestras conexiones y la capacidad de aceptar a los demás y de tener nuevas experiencias.
Ubicación: En la parte inferior del abdomen, 2 pulgadas por debajo del ombligo y 2 pulgadas por encima del mismo.
Relaciones emocionales: El sentido de la abundancia, el bienestar, el placer y la sexualidad.

3. Chakra del Plexo Solar – Se relaciona a la capacidad de tener confianza y en control de nuestras vidas.
Ubicación: abdomen superior del área del estómago.
Relaciones emocionales: autoestima, confianza en sí mismo.

4. Chakra del Corazón – Basado en nuestra capacidad de amar.
Lugar: Centro del pecho justo por encima del corazón.
Relaciones emocionales: amor, gozo, paz interior.

5. Chakra de la Garganta – Se basa en nuestra capacidad de comunicación.
Ubicación: La Garganta.
Relaciones emocionales: Comunicación, libre expresión de los sentimientos, decir la verdad.

6. Chakra del tercer ojo – Se relaciona a nuestra habilidad para enfocar y ver el panorama que tenemos por delante.
Ubicación: En la frente, más precisamente entre los ojos. (También llamado chakra de la frente)
Relaciones emocionales: la intuición, la imaginación, la sabiduría, la capacidad de pensar y tomar decisiones.

7. Chakra de la Corona – El Chakra más poderoso, representa nuestra capacidad de estar completamente conectado espiritualmente.
Ubicación: En la parte superior de la cabeza.
Relaciones emocionales: la belleza interior y exterior, nuestra conexión con la espiritualidad, y la felicidad pura

4. Chakra del Corazón – Basado en nuestra capacidad de amar.
Lugar: Centro del pecho justo por encima del corazón.
Relaciones emocionales: amor, gozo, paz interior.

5. Chakra de la Garganta – Se basa en nuestra capacidad de comunicación.
Ubicación: La Garganta.
Relaciones emocionales: Comunicación, libre expresión de los sentimientos, decir la verdad.

6. Chakra del tercer ojo – Se relaciona a nuestra habilidad para enfocar y ver el panorama que tenemos por delante.
Ubicación: En la frente, más precisamente entre los ojos. (También llamado chakra de la frente)
Relaciones emocionales: la intuición, la imaginación, la sabiduría, la capacidad de pensar y tomar decisiones.

7. Chakra de la Corona – El Chakra más poderoso, representa nuestra capacidad de estar completamente conectado espiritualmente.
Ubicación: En la parte superior de la cabeza.
Relaciones emocionales: la belleza interior y exterior, nuestra conexión con la espiritualidad, y la felicidad pura

 

QUE BLOQUEA LOS CHAKRAS

Traumas de la infancia, condicionamiento cultural, sistema de creencias limitado, malos hábitos, lesiones físicas y emocionales o simplemente la falta de atención. Todo ello contribuye a la obstrucción del chakra.

La vida está llena de dificultades y por cada una de ellas desarrollamos estrategias para afrontarlas. Si la persona sigue teniendo problemas, estas estrategias se vuelven patrones crónicos, anclados en el cuerpo y la psique como estructuras de defensa. Es importante reconocer los elementos que tenemos, encontrar y entender su origen y 

significado y desarrollar herramientas para sanar.

Es posible estar relativamente equilibrado a través de los chakras, sin ser un maestro iluminado. Las personas que han hecho su trabajo de sanación propia o que han tenido suerte en su educación, pueden estar relativamente 

equilibradas. Se nota porque estas personas:

  • Tienen una buena base y están en contacto con su cuerpo
  • Son vitales y gozan de buena salud
  • Tienen conciencia de sus sentimientos sin ser gobernadas por ellos
  • Están satisfechas sexualmente sin estar obsesionadas
  • Con el tercer chakra equilibrado tienen confianza sin dominar a otros
  • Tienen un corazón compasivo y amoroso, centrado y pacífico
  • Pueden comunicar sentimientos o ideas verdaderos con claridad y son capaces de escuchar a los demás
  • Su chakra superior atrae la imaginación, la sabiduría y una conexión personal con el espíritu 

Este es el ideal que esperamos alcanzar. Todos tenemos los medios para lograrlo, sólo se necesita tiempo, paciencia y dedicación.

El trabajo depende por completo de la estructura de la persona y del estilo del profesional. Lo principal a recordar es que cuerpo, alma, mente y espíritu, junto con los siete chakras, son un todo invisible.

 

 

Como actua Reiki en el Aura

El Reiki, como el resto de las terapias de origen oriental contempla a la persona desde el punto de vista energético; el Ser Humano existe en diferentes niveles: físico, emocional, mental y espiritual y el Reiki, la energía de vida, funciona en todos ellos. Sus beneficios pueden sintetizarse en dos puntos clave: relaja y equilibra energéticamente, favoreciendo la tranquilidad y la claridad mental En una sesión de Reiki, el terapeuta se relaja, armoniza su energía (Ki) con la energía del Universo (Rei) y a través de una suave imposición de manos consigue que el paciente sintonice con esta última y equilibre así su propia energía, a nivel no sólo físico, sino también emocional, mental, y espiritual, logrando que el paciente se sienta más relajado tras una sesión.

Los diferentes niveles del Ser Humano de los que hablábamos antes están interrelacionados entre sí por unos centros de energía llamados chacras. Los traumas y las disfunciones tanto físicas como psicológicas se reflejan en ellos. Cuando recibimos un fuerte impacto emocional el aura se desajusta, se separa literalmente del cuerpo y hace que nos sintamos fuera de lugar, “descolocados”. El reajuste energético que se lleva a cabo en una sesión de Reiki consigue devolver el aura a su eje y entonces volvemos a sentir que tenemos un lugar en el mundo. Todas las emociones se procesan en el aura: un exceso, un defecto o un bloqueo en el flujo de energía repercute en como nos sentimos.

Si el 7º chacra, situado en lo alto de la cabeza, esta hiperactivo tenemos menos capacidad de concentración, por el contrario si esta bloqueado nos sentimos deprimidos, separados del resto del Universo.

Cuando estamos preocupados por algo y no hacemos más que dar vueltas a la cabeza una nube oscura bloquea nuestro 6º chacra, situado en el entrecejo.

En el 5º chacra, situado en la garganta, se quedan literalmente atascadas las emociones no manifestadas, las palabras no dichas.

El 4º chacra, ubicado en el corazón, refleja nuestros sentimientos más profundos: Amor, Alegría, Comprensión . . . es también una puerta al mundo espiritual, cuando rompemos nuestra conexión con nuestro mundo interior no solo nos privamos de sentir esas emociones sino que nos aislamos, el mundo es ya un sitio hostil en el que no encontramos nuestro lugar, una de las mayores satisfacciones que encuentro en mi trabajo como sanador es ver como cuando, generalmente tras pocas sesiones, la persona reestablece esa conexión espiritual y ya no ve las cosas como antes: adquiere más confianza, más tranquilidad, brilla de una forma más intensa.

El 3er chacra, en el plexo solar, refleja entre otras cosas la opinión que tenemos sobre nosotros mismos. Si el chacra esta hiperactivo, pero no procesa la energía, nos sentimos confusos, no sabemos que pensar sobre nosotros mismos, tenemos ansiedad.

El 2º chacra, que se encuentra en el abdomen, para mi refleja sobre todo el poder personal: “yo soy”, “yo valgo”, cuando no fluye mucha energía a través de él nos sentimos inferiores, creemos que los demás valen más que nosotros.

Por último el 1er chacra, al final de la columna vertebral, nos conecta con la tierra, nos da un sentimiento de ser alguien, de pertenecer a algo, de “tener raíces”. Sin embargo, cuando canaliza poca energía nos sentimos desorientados, no sabemos donde estamos ni quienes somos.

El impacto en la persona de las alteraciones energéticas que acabamos de apuntar depende de la duración e intensidad del trauma que las causaron: una discusión con un ser querido, por ejemplo, nos descoloca el aura, si todo vuelve a su cauce, en unos días nuestro cuerpo energético recupera la normalidad, pero si la situación perdura o el impacto en nosotros ha sido demasiado grande, el desajuste de la energía se hace crónico y nuestro malestar se va agravando con el tiempo.

A través del Reiki se pueden corregir estos problemas. La persona se siente más fluida, siente que la intranquilidad, que la opresión en el pecho que tenía ha desaparecido y se atreve a replantearse cuestiones personales o de su relación con los demás, que antes no se atrevía, pues ya no existen los bloqueos energéticos que la paralizaban.